× Amor Amistad Frases Interesantes Democracia Libertad Conocimiento Dolor Guerra

Frases a la patria

Frases a la patria. Encuentra docenas de Frases a la patria con fotos para copiar y compartir.

3

  • La patria no es la tierra. Sin embargo, los hombres que la tierra nutre son la patria.


  • No nací en un rincón remoto: mi patria es el mundo entero.

  • Nadie es patria. Todos lo somos.

  • La patria no existe sin el amor de sus hijos.

  • La patria es un peligro que florece.

  • Se puede abandonar a una patria dichosa y triunfante. Pero amenazada, destrozada y oprimida no se le deja nunca; se le salva o se muere por ella.

  • Nadie y todos somos la patria.

  • Cuando se sirve bien a la patria, se tienen en todas partes muchos amigos viejos.

  • Los soldados de la patria no conocen el lujo, sino la gloria.

  • Nada hay tan dulce como la patria y los padres propios, aunque uno tenga en tierra extraña y lejana la mansión más opulenta.

  • De una patria, como de una madre, nacen hombres.

  • Patria es humanidad.

  • La libertad de mi patria, quisiera verla surgir entre alas, no de entre charcas de sangre.

  • La patria es dicha de todos, y dolor de todos, y cielo para todos, y no feudo ni capellanía de nadie.

  • Cuando la patria esta en peligro, todo esta permitido, excepto, no defenderla.

  • Me hablas de lengua, patria y religión. Esas son las redes de las que he de procurar escapar.

  • El amor a mi patria lo he puesto sobre todos los amores y tú debes convencerte que para ser feliz conmigo, es menester que el sol de la libertad brille en nuestras frentes.

  • Ninguno ama a su patria porque es grande, sino porque es suya.

  • Para servir a la patria nunca sobra el que llega ni hace falta el que se va.

  • Patrias de nailon, no me gustan los himnos ni las banderas

  • Doloroso es perder la patria, más doloroso temer esta desgracia, y dolorosísimo los dos infortunios juntos.

  • Nuestra Patria ha de ser libre e independiente de toda Potencia extranjera o se hunde la isla.

  • El indulto es para los criminales, no para los defensores de la patria.

  • Para el hombre dichoso todos los países son su patria.

  • Nunca me fue tan necesario como hoy el tener salud, corazón y juicio; hoy que hombres sin juicio y sin corazón conspiran contra la salud de la Patria.

  • Sed justos lo primero, si queréis ser felices. Ese es el primer deber del hombre; y ser unidos, y así apagaréis la tea de la discordia y venceréis a vuestros enemigos, y la patria será libre y salva. Yo obtendré la mayor recompensa, la única a que aspiro, al veros libres, felices, independientes y tranquilos.

  • Nuestra patria es una, empieza en el río grande, y va a parar en los montes fangosos de la patagonia.

  • La patria no es de nadie: y si es de alguien, será, y esto solo en espíritu, de quien la sirva con mayor desprendimiento e inteligencia.

  • Quien piensa en sí, no ama a la patria.

  • Amo a mi patria casi infinitamente, como se podria amar a un hijo imbecil o malvado.

  • Trabajemos por y para la patria, que es trabajar para nuestros hijos y para nosotros mismos.

  • Los enemigos de la Patria, por consiguiente nuestros, están todos muy acordes en estas ideas; destruir la nacionalidad aunque para ello sea preciso aniquilar a la Nación entera.

  • . . . Todo hombre está obligado a honrar con su conducta privada, tanto como con la pública, a su patria.

  • La patria necesita sacrificios. Es ara y no pedestal. Se la sirve, pero no se la toma para servirse de ella.

  • Toda la tierra está al alcance del sabio, ya que la patria de un alma elevada es el universo.

  • Vivir sin Patria, es lo mismo que vivir sin Honor.

  • Uno cree que muere por la patria y muere por los industriales.

  • Patria, te doy de tu dicha la clave: se siempre igual, fiel a tu espejo diario.

  • La patria es impecable y diamantina.

  • El hombre que de su patria no exige un palmo de tierra para su sepultura, merece ser oído, y no sólo ser oído sino también creído.

  • Para mí la patria, no será nunca triunfo, sino agonía y deber.

  • Solo sirve a la patria el que la obedece.

  • Por patria reputamos la tierra donde vivimos felizmente.

  • Deseo que todos sepan el bien para alegrarse, y el mal para remediarlo, si aman a su patria; así que nada oculto ni ocultaré jamás.

  • Mis intenciones no son otras que el evitar la efusión de sangre entre hermanos.

  • Un caudillo desinteresado, es una gala de los hombres y huésped eterno de la patria.

  • Yo quiero patria libre o morir.

  • Me hierve la sangre, al observar tanto obstáculo, tantas dificultades que se vencerían rápidamente si hubiera un poco de interés por la patria.

  • No hallo medio entre salvar a la patria o morir con honor.

  • El que no ama su patria no puede amar nada.

  • La patria es dicha, dolor y cielo de todos y no feudo ni capellanía de nadie.

  • Mucho me falta para ser un verdadero padre de la patria, me contentaría con ser un buen hijo de ella.

  • Sirvo a la patria sin otro objeto que el de verla constituida, ése es el premio al que aspiro.

  • Trabajé siempre para mi patria poniendo voluntad, no incertidumbre; método no desorden; disciplina, no caos; constancia no improvisación; firmeza, no blandura; magnanimidad, no condescendencia.

  • Vámonos patria a caminar, yo te acompaño. Yo bajaré los abismos que me digas. Yo beberé tus cálices amargos. Yo me quedaré ciego para que tengas ojos. Yo me quedaré sin voz para que tú cantes. Yo he de morir para que tú no mueras, para que emerja tu rostro flameando al horizonte de cada flor que nazca de mis huesos.

  • Pequeña patria mía, dulce tormenta, un litoral de amor elevan mis pupilas y la garganta se me llena de silvestre alegría cuando digo patria, obrero, golondrina.

  • Dibujada llevo en mi sangre y mi cuerpo cuerpo y sangre de mi patria.

  • Pequeña patria, dulce tormenta mía, canto ubicado en mi garganta desde los siglos del maíz rebelde: tengo mil años de llevar tu nombre como un pequeño corazón futuro cuyas alas comienzan a abrirse a la mañana.

  • La verdadera hermandad no requiere lazos de sangre.

  • Mi patria reposa en el fondo de mis ojos.

  • La patria es espíritu. Ello dice que el ser de la patria se funda en un valor o en una acumulación de valores, con los que se enlaza a los hijos de un territorio en el suelo que habitan.

  • La patria es un dolor que aún no sabe su nombre.

  • Un soldado feliz no adquiere ningún derecho para mandar a su patria. No es el árbitro de las leyes ni del gobierno. Es defensor de su libertad.

  • La patria del escritor es su lengua.

  • Donde mora la libertad, allí está mi patria.

  • No he nacido para sólo un rincón, mi patria es todo el mundo.

  • Yo soy siempre fiel al sistema liberal y justo que proclamó mi patria.

  • El amor a la patria no conoce fronteras ajenas.

  • Mi patria son los amigos.

  • La informática es ya una patria común; el resto, o sea, la moral, se reduce a tener limpia la acera de la casa.

  • Yo desprecié los grados y distinciones. Aspiraba a un destino más honroso: derramar mi sangre por la libertad de mi patria.

  • El buen ciudadano es aquel que no puede tolerar en su patria un poder que pretende hacerse superior a las leyes.

  • Yo nunca me he quedado sin patria. Mi patria es el idioma.-

  • ¿Cómo se puede decir a un hombre que tiene una patria cuando no tiene derecho a una pulgada de su suelo?.

  • Donde quiera que se esté bien, allí está la patria.

  • La guerra es un juego serio en el que uno compromete su reputación, sus tropas y su patria.

  • Formémonos una patria a toda costa y todo lo demás será tolerable.

  • Verdaderamente tiemblo por mi patria cuando pienso que Dios existe.

  • Es nuestro deseo siempre peregrino en las cosas de esta vida, y así con vana solicitud anda de unas en otras sin saber hallar patria ni descanso.