× Amor Amistad Frases Interesantes Democracia Libertad Conocimiento Dolor Guerra

Frases de Cielo

Frases de Cielo. Encuentra docenas de Frases de Cielo con fotos para copiar y compartir.

0

  • Creo que sí mirásemos siempre al cielo acabaríamos por tener alas.


  • Cada cual interpreta a su manera la música de los cielos.

  • Quien al cielo escupe, en su cara repercute.

  • El camino del cielo es empinado, y el del infierno llano.

  • El cielo escucha las plegarias del corazón, no de la voz.

  • Horizonte claro con cielo nublado, buen tiempo declarado.

  • ¡he perdido mi gotita de rocío!, dijo la flor al cielo del amanecer, que había perdido todas sus estrellas.

  • La única cosa que tenemos que temer es que el cielo caiga sobre nuestras cabezas.

  • No es blando el camino del cielo.

  • Nunca, como al morir un ser querido, necesitamos creer que hay un cielo.

  • Enterradme y dejad que descanse bajo el vasto y estrellado cielo. Gozoso viví y gozoso muero.

  • El hombre nunca mira al cielo porque siempre lo tiene a la vista.

  • Los claros del cielo y la luna y la nieve son un color.

  • ¿La edad de la luna? Yo diría más o menos trece años.

  • Es el crepúsculo, cayendo sobre mi casa el fuego del cielo.

  • Persiguiendo los restos de un sueño, el cielo clarea hace fresco.

  • La idea de que en el cielo hay una mayor igualdad de clases es lo que, en el fondo, l0 hace tan agradable a los ojos de los pobres.

  • Tenemos un Cielo tan piadoso, que no envía el daño sin el remedio.

  • El Cielo junta desiguales extremos.

  • Aquel que ha tocado el cielo con las manos… ¿cuánto medía?.

  • Ni siquiera la gente que quiere ir al cielo quiere morir para llegar ahí.

  • Yo tengo, para ti, todo lo noble que cielo, tierra y corazón abarcan; el calor de los soles, ¡de los soles que, como yo, te aman!.

  • En todos los cielos te encuentro.

  • No busques fuera de ti, el cielo está adentro.

  • Al fin todo se hundió... y tu mirada se torció y se deshizo en un cielo turbio y revuelto... Y ya no vi más que mis lágrimas.

  • Y de nuevo voy cogiendo brazados de palabras entre la hierba fresca y bajo el cielo.

  • Nadie pudo ver el cielo sin elevar la mirada.

  • La luna olvidada espera en la ventana del cielo abierta a la tarde.

  • Y el corazón a cada latido amanece una esperanza nueva que tiene algo del cielo.

  • Y ya no sé si a ti te estoy mirando, o si contemplo el cielo.

  • Volveré sobre las aguas del cielo.

  • ¡Venturoso aquel a quien el cielo dio un pedazo de pan, sin que le quede obligación de agradecérselo a otro que al mismo cielo!

  • Es mejor vivir un infierno que te pertenece a un cielo que no es tuyo.

  • Los cielos nunca ayudan al hombre que no quiere actuar.

  • Que el cielo exista, aunque nuestro lugar sea el infierno.

  • El cielo cura y el médico cobra los honorarios.

  • El verdadero paraíso no esta en el cielo, sino en la boca de la mujer amada.

  • La imaginación abre a veces unas alas grandes como el cielo en una cárcel grande como la mano.

  • Ciertos hombres de mal corazón creen reconciliarse con el cielo cuando dan una limosna.

  • ¿Qué hace falta para ser feliz? Un poco de cielo azul encima de nuestras cabezas, un vientecillo tibio, la paz del espíritu.

  • La ostra enferma porque lleva la perla, y tu da gracias al cielo que te ennoblece con el dolor.

  • Por una mirada, un mundo; / por una sonrisa, un cielo; / por un beso... yo no sé / qué te diera por un beso.

  • La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierran la tierra y el mar: por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida.

  • Cuando todos los días resultan iguales es porque el hombre ha dejado de percibir las cosas buenas que surgen en su vida cada vez que el sol cruza el cielo.

  • Con el dinero se puede comprar un lugar en el cementerio, pero no un lugar en el cielo.

  • La música es la armonía del cielo y de la tierra.

  • Dios es la plenitud del cielo; el amor es la plenitud del hombre.

  • El cielo se gana por favores. Si fuera por méritos usted se quedaría afuera y su perro entraría.

  • El sabio es quien quiere asomar su cabeza al cielo; y el loco es quien quiere meter el cielo en su cabeza.

  • Los hombres son absurdos, se entretienen en trazar rompecabezas con las cosas del cielo, como si no tuvieran bastantes quebraderos de cabeza aquí en la tierra.

  • Si te sientes solo mira al cielo de noche y cada una de las estrellas que veas, te concederán un deseo.

  • El mejor destino que hay es el de supervisor de nubes, acostado en una hamaca mirando al cielo.

  • Todas las guerras son santas, os desafío a que encontréis un beligerante que no crea tener el cielo de su parte.

  • Una persona alegre es un trocito de cielo en la tierra.

  • La tristeza es un don del cielo, el pesimismo es una enfermedad del espíritu.

  • Dos cosas llenan el animo de admiración y respeto, siempre nuevos y crecientes, cuanto con mas frecuencia y aplicación se ocupa de ellas la reflexión: el cielo estrellado sobre mi y la ley moral en mi.

  • El cielo de la fama no es muy grande, y cuántos más en él entren a menos tocan cada uno de ellos.

  • Más vale reinar en el Infierno, que servir en el Cielo.

  • El amor es una fuente inagotable de reflexiones: profundas como la eternidad, altas como el cielo y grandiosas como el universo.

  • El mismo sol no ve hasta que el cielo se aclara.

  • ¿Has cumplido con tu deber? Confía en el Cielo que no te abandonará.

  • En el Cielo dicen Aleluya, porque en la Tierra han dicho Amén.

  • La patria es dicha, dolor y cielo de todos y no feudo ni capellanía de nadie.

  • El cielo, el infierno y el mundo entero, está en nosotros.

  • Si mirásemos siempre al cielo, acabaríamos por tener alas.

  • ¡Alabad el árbol que desde la carroña sube jubiloso hacia el cielo!

  • Dura es la ley de amor, pero por dura que sea, hay que obedecerla, pues la tierra y el cielo por ella están unidos desde el fondo de las edades.

  • Mis palabras suben volando, mis pensamientos se quedan aquí abajo; palabras sin pensamientos nunca llegan al cielo.

  • El que busca el cielo en la tierra se ha dormido en clase de geografía.