× Amor Amistad Frases Interesantes Democracia Libertad Conocimiento Dolor Guerra

Frases de Costumbre

Frases de Costumbre. Encuentra docenas de Frases de Costumbre con fotos para copiar y compartir.

0

  • Una sola vez no es costumbre.


  • No te acostumbres a todo lo bueno que obtienes, para que puedas seguirlo viendo.

  • Pensamos según nuestra naturaleza, hablamos conforme a las reglas y obramos de acuerdo con la costumbre.

  • Quien me insulta siempre, no me ofende jamás.

  • Es digno de especial consideracion el hecho de que la costumbre pueda ocupar perfectamente el puesto de la pasion amorosa: exige una presencia no tanto agradable como comoda, pero luego resulta invencible.

  • Al llegar a viejos las costumbres se vuelven tiranías.

  • Nada necesita tanto una reforma como las costumbres ajenas.

  • Las mejores leyes nacen de las costumbres.

  • El matrimonio debe combatir sin tregua un monstruo que todo lo devora: la costumbre.

  • La única costumbre que hay que enseñar a los niños es que no se sometan a ninguna.

  • Los malos libros provocan malas costumbres y las malas costumbres provocan buenos libros.

  • El pasado tiene sus códigos y costumbres.

  • Nada agravia tanto a los hombres como ir contra sus ceremonias y costumbres.

  • La costumbre es la gran guía de la vida humana.

  • La costumbre con la costumbre se vence.

  • Miéntese muchas veces solamente por costumbre.

  • Es una ley inexorable en la vida de los sexos, la acción anafrodisíaca de la costumbre.

  • La ley registra las costumbres.

  • Los sentimientos y las costumbres que son base de la felicidad pública se forman en el hogar doméstico.

  • Ninguna criatura humana es comprendida por criatura humana alguna. Todo lo más, por costumbre, paciencia, interés, amistad, se aceptan o se toleran.

  • Haz que las buenas acciones se hagan costumbres en tu vida.

  • En realidad, la atracción o el afecto no son más que simpatía de la costumbre.

  • Por la costumbre se forma casi otra naturaleza.

  • En cada tierra su uso, y en cada casa su costumbre.

  • La costumbre hace ley.

  • Un pueblo no es verdaderamente libre mientras que la libertad no esté arraigada en sus costumbres e identificada con ellas.

  • Lo más escandaloso que tiene el escándalo es que uno se acostumbra.

  • En nuestras costumbres, una mujer no puede hacer nada por sí misma: necesita seducir a un hombre para obligarle a que ejecute sus deseos.

  • Las costumbres del que nos habla nos convencen más que sus razonamientos.

  • Las cadenas de la costumbre son tan sólidas que no se sienten, hasta vuelven tan fuertes que nadie las puede romper.

  • El hombre es un animal de costumbres.

  • Lo que acostumbramos a llamar instituciones necesarias, muchas veces son instituciones a las que nos hemos acostumbrado.

  • Las buenas costumbres, y no la fuerza, son las columnas de las leyes; y el ejercicio de la justicia es el ejercicio de la libertad.

  • Es contrario a las buenas costumbres hacer callar a un necio, pero es una crueldad dejarle seguir hablando.

  • Yo honro con el nombre de virtud a la costumbre de realizar acciones penosas y útiles a los demás.

  • Las buenas costumbres se conforman unas con otras, y por eso duran.

  • La novedad atrae la atención y aún el respeto, pero la costumbre lo hace desaparecer pronto.

  • El noble en la práctica se deja guiar por los «li» (costumbres).

  • Los satisfechos, los felices, no aman; se duermen en la costumbre.

  • Es hombre quien imponiéndose a su yo se somete a los «li» (costumbres), a la ley de las convenciones sociales.

  • La novedad atrae la atención y aún el respeto, pero la costumbre lo hace desaparecer pronto; apenas nos dignaríamos a mirar el arco iris si éste permaneciese por mucho tiempo en el horizonte.

  • Lo que los hombres llaman civilización es el estado actual de las costumbres y lo que llaman barbarie son los estados anteriores.

  • Al comienzo fueron vicios, hoy son costumbres.

  • Desde tales hasta los más quiméricos charlatanes no hubo ningún filósofo que influyese ni siquiera en las costumbres de la calle donde vivía.

  • Las costumbres de los filósofos no están conformes con sus preceptos.

  • Si el gobernante se impone por sus cualidades y mantiene el orden en armonía con las buenas costumbres, el pueblo sentirá vergüenza de actuar mal y avanzará por el camino de la virtud.

  • ¿por qué la costumbre no es natural? mucho me temo que la naturaleza no es más que una primera costumbre, como la costumbre es una segunda naturaleza.

  • Todos los "afectos más sagrados" no son más que una perezosa costumbre.

  • Pueden en mí, más que todos los infinitos, mis tres o cuatro costumbres inocentes.

  • Las cosas empiezan como esperanzas y terminan como costumbres.

  • La costumbre es, en muchos casos, mala consejera. Hace que tomemos la injusticia por justicia y el error por verdad.

  • Morir… ¡extraña costumbre!.

  • La costumbre disminuye la admiración, y una mediana novedad suele vencer a la mayor eminencia envejecida.

  • La muerte puede consistir en ir perdiendo la costumbre de vivir.

  • La primera máxima de todo ciudadano ha de ser la de obedecer las leyes y costumbres de su país, y en todas las demás cosas gobernarse según las opiniones más moderadas y más alejadas del exceso.

  • Al tratar del Estado debemos recordar que sus instituciones no son aborígenes, aunque existieran antes de que nosotros naciéramos; que no son superiores al ciudadano; que cada una de ellas ha sido el acto de un solo hombre, pues cada ley y cada costumbre ha sido particular; que todas ellas son imitables y alterables, y que nosotros las podemos hacer igualmente buenas o mejores.

  • El arte de vencer las grandes dificultades se estudia y adquiere con la costumbre de afrontar las pequeñas.

  • Estas páginas accesorias con las que suele ser costumbre presentar las nuevas salidas de los libros, se agostan sobre la marcha y con ellas no valen vitaminas, ni testovirones, ni paños calientes.

  • Escoge la mejor manera de vivir; la costumbre te la hará agradable.

  • La metafísica es una sustituta de la costumbre, como fuente y garantía de los más altos valores morales y sociales; una filosofía renovada y restaurada por la filosofía cristiana de la Europa medieval.

  • La costumbre es una segunda naturaleza.

  • La fidelidad de muchos hombres se basa en la pereza, la fidelidad de muchas mujeres en la costumbre.

  • ¿Pagar la cuenta? ¡Qué costumbre tan absurda!

  • Los pueblos felices no tienen sociología, tienen costumbres, instituciones y leyes.

  • La crítica debe hacerse a tiempo; no hay que dejarse llevar por la mala costumbre de criticar sólo después de consumados los hechos.

  • Cuidado de la democracia. Como norma política parece cosa buena. Pero de la democracia del pensamiento y del gesto, la democracia del corazón y la costumbre es el más peligroso morbo que puede padecer una sociedad.

  • Al principio de las catástrofes, y cuando han terminado, se hace siempre algo de retórica. En el primer caso, aún no se ha perdido la costumbre; en el segundo, se ha recuperado. Es en el mismo momento de la desgracia cuando uno se acostumbra a la verdad.

  • La televisión es una hija del cine que le ha salido disipada y de malas costumbres.

  • Nunca mejora su estado quien muda solamente de lugar y no de vida y de costumbres.

  • Entiendo por religión, no ya un conjunto de ritos y costumbres, sino lo que está en el origen de todas las religiones, poniéndonos cara a cara con el Creador.