× Amor Amistad Frases Interesantes Democracia Libertad Conocimiento Dolor Guerra

Frases con doble sentido

Frases con doble sentido

Frases con doble sentido. Encuentra docenas de Frases con doble sentido con fotos para copiar y compartir.

0

  • Absurdo sería pedir al cálculo lo que puede dar la abnegación.


  • Si los diplomáticos cantaran, no habría guerras.

  • En algunas ocasiones no es nada más que una puerta muy delgada lo que separa a los niños de lo que nosotros llamamos mundo real, y un poco de viento pude abrirla.

  • ¿Qué es el lujo? En mi opinión, es todo lo que es superfluo para hacer un hombre feliz.

  • Nada resiste tanto como lo provisional.

  • No hay cosas por las cuales los hombres hagan tan hercúleos esfuerzos como las cosas de las cuales ellos saben que no son merecedores.

  • El silencio es un gran arte para la conversación.

  • La sabiduría de vivir consiste en eliminar lo que no es indispensable.

  • Nada viaja a mayor velocidad que la luz con la posible excepción de las malas noticias las cuales obedecen a sus propias leyes.

  • La contemplación es un lujo, mientras que la acción es una necesidad.

  • Naces solo y mueres solo, y en el paréntesis la soledad es tan grande que necesitas compartir la vida para olvidarlo.

  • Conclusión es el lugar donde llegaste cansado de pensar.

  • La máxima virtud de un príncipe es conocer a los suyos.

  • El hombre no es hijo de las circunstancias. Las circunstancias son hijas del hombre.

  • El hombre prudente sólo piensa en sus dificultades cuando ello tiene algún objeto. Cuando no, piensa en otra cosa.

  • Asombro: lo más elevado a que puede llegar el hombre.

  • Un error es tanto más peligroso cuanta más cantidad de verdad contenga.

  • Todos los cementerios del mundo están llenos de gente que se consideraba imprescindible.

  • Los lugares más soeces y menos bellos de nuestro cuerpo son los que dan placer.

  • El peligro es el gran remedio para el aburrimiento.

  • Trae el hombre reclusa en el alma una eternidad, y algo puede aprender el hombre en esta eternidad con respecto a la esencia de su alma misma.

  • A la proporción, semejanza, unión e identidad del infinito no te acercas más siendo hombre que siendo hormiga.

  • Las cabezas de los hombres más grandes se achican cuando se reúnen, y allí donde hay más cuerdos es también donde hay menos cordura.

  • Convidar es asumir la responsabilidad del bienestar del convidado durante el tiempo que está bajo nuestro techo.

  • El tedio es una enfermedad del entendimiento que no acontece sino a los ociosos.

  • La virtud misma no puede librarse de los golpes de la calumnia.

  • Ningún hombre necesita poco.

  • ¿Quién se siente desgraciado por no ser rey, sino un rey destronado?

  • El crimen hace iguales a todos los contaminados por él.

  • Hay gente que no tiene ningún respeto por los secretos ajenos, porque ellos mismos no tienen ningún secreto.

  • Normalmente, cuando las personas están tristes no hacen nada. Sólo lloran sobre su condición.Pero cuando están enfadados, provocan el cambio.

  • Los excelsos regalos de los dioses no pueden ser destruidos con facilidad por los mortales hombres, ni ceder a sus fuerzas.

  • El suicidio no es abominable porque Dios lo prohíba; Dios lo prohíbe porque es abominable.

  • El esclavo que obedece escoge obedecer.

  • Para amasar una fortuna no se requiere ingenio, lo preciso es carecer de delicadeza.

  • La gente necesita, además de un cantante, canalizar su necesidad de un líder de ideas, pero yo no soy un político, yo canto, es mi trabajo.

  • Cada uno es ortodoxo con respecto a sí mismo.

  • Los caníbales prefieren a los que carecen de espina dorsal.

  • El hombre embrutecido por la superstición es el más vil de los hombres.

  • Quizá, el camino más directo para conquistar la fama sea el afirmar con seguridad y pertinencia y, por cuantos modos sea posible, el haberla conquistado.

  • Jamás mueren en vano los que mueren por una causa grande.

  • No hay secreto que el tiempo no revele.

  • La paz en la tierra, suprema aspiración de toda la humanidad a través de la historia, es indudable que no puede establecerse ni consolidarse si no se respeta fielmente el orden establecido por Dios.

  • Un momento de éxito compensa el fracaso de años.

  • Dichas que se pierden son desdichas más grandes.

  • Señal de tener gastada la fama propia es cuidar de la infamia ajena.

  • El pudor es un sólido que sólo se disuelve en alcohol o en dinero.

  • El fanatismo es una sobrecompensación de la duda.

  • La verdadera causa final reside en los seres inmóviles.

  • Para el hombre dichoso todos los países son su patria.

  • El gusto está hecho de mil repulsiones.

  • En el asombro hay siempre un elemento positivo de plegaria.

  • Aunque la verdad de los hechos resplandezca, siempre se batirán los hombres en la trinchera sutil de las interpretaciones.

  • Una vez llegada la desgracia, de nada sirve quejarse.

  • Procura hacerte digno de todos los favores, pero no aceptes ninguno.

  • Casi nadie repara por sí mismo en el mérito de otro.

  • Cada día es un nuevo día. Es mejor tener suerte. Pero yo prefiero ser exacto. Luego, cuando venga la suerte, estaré dispuesto.

  • El pudor es la epidermis del alma.

  • Nadie se queja de tener lo que no se merece.

  • La noticia que a través de los sentidos adquirimos de las cosas exteriores, aunque no sea tan cierta como nuestro conocimiento intuitivo, merece el nombre de conocimiento.

  • ¡Oh, insensatos afanes de los mortales! ¡Qué débiles son las razones que nos inducen a no levantar nuestro vuelo de la Tierra!

  • El placer da lo que la sabiduría promete.

  • Si tienes un título universitario puedes estar seguro de una cosa... que tienes un título universitario.

  • Las medidas templadas, que equivalen a remedios prudentes, son hartamente nocivas cuando el mal es violento.

  • Todos aquellos planes que no sean trazados plenamente según todas las disposiciones del género, tienen que fracasar.

  • Los asnos prefieren la paja al oro.

  • ¿Pagar la cuenta? ¡Qué costumbre tan absurda!

  • No hay, en mi dictamen, hombre que aprecie más la virtud y la siga con más gusto, que el que por no hacer traición a su conciencia, ha perdido la reputacion de hombre de bien.

  • Las epidemias han tenido más influencia que los gobiernos en el devenir de nuestra historia.

  • Si te quejas de que te traiciono, búscame enemigos a los que pueda odiar.

  • A gran necesidad, gran diligencia.

  • Sin duda, no hay cacería como la caza de hombres y aquellos que han cazado hombres armados durante el suficiente tiempo y les ha gustado, en realidad nunca se interesarán por nada más.

  • El soldado bisoño lo cree todo perdido desde que es derrotado una vez.

  • Poca cosa nos consuela porque poca cosa nos aflige.

  • La gloria, en verdad, no es otra cosa que un olvido aplazado.

  • El tirano muere y su reino termina. El mártir muere y su reino comienza.

  • El ser humano es el único animal capaz de hacer fuego. Esto le ha procurado su dominio sobre la Tierra.

  • Para el elogio corre nuestra pluma rápidamente. Cuando se trata, empero, de vituperar, sólo a fuerza de horas podemos dar concluído a la prensa el artículo más conciso.

  • Para ser un hombre de estado, primero debes ser elegido.

  • Un hoy vale por dos mañanas.