× Amor Amistad Frases Interesantes Democracia Libertad Conocimiento Dolor Guerra

Frases Filosóficas

Frases Filosóficas

Frases Filosóficas. Encuentra docenas de Frases Filosóficas con fotos para copiar y compartir.

0

  • La cobardía es la madre de la crueldad.


  • Las antipatías violentas son siempre sospechosas y revelan una secreta afinidad.

  • La enfermedad del ignorante es ignorar su propia ignorancia.

  • Nada hay en el mundo tan común como la ignorancia y los charlatanes.

  • Siempre se repite la misma historia: cada individuo no piensa más que en sí mismo.

  • Todo necio confunde valor y precio.

  • Más mató la cena que sanó Avicena.

  • Es propio de hombres de cabezas medianas embestir contra todo aquello que no les cabe en la cabeza.

  • El orden es el placer de la razón pero el desorden es la delicia de la imaginación.

  • Estar en ocio muy prolongado, no es reposo, es pereza.

  • Vale más ser cobarde un minuto que muerto el resto de la vida.

  • Tengo tres perros peligrosos: la ingratitud, la soberbia y la envidia. Cuando muerden dejan una herida profunda.

  • No temáis a los malvados. Tarde o temprano acaban por desenmascararse.

  • La ignorancia está menos lejos de la verdad que el prejuicio.

  • Quien con monstruos lucha cuide de convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

  • Un cínico es un hombre que, cuando huele flores, busca un ataud alrededor.

  • Por los defectos de los demás el sabio corrige los propios.

  • Los hombres aman sus vicios y al mismo tiempo los odian.

  • Todos los vicios, con tal de que estén de moda, pasan por virtudes.

  • Jamás es excusable ser malvado, pero hay cierto mérito en saber que uno lo es.

  • Lo único en el mundo peor que una mujer es otra.

  • El mal no es lo que entra en la boca del hombre, sino lo que sale de ella.

  • La obstinación es quizá la única cualidad humana valiosa no sólo en la profesión policial sino al menos en todas las que tienen que ver con el concepto de verdad.

  • La codicia arraiga hondo y crece con raíces más perversas que la lujuria, flor de verano.

  • El mal es vulgar y siempre humano, y duerme en nuestra cama y come en nuestra mesa.

  • El primer paso de la ignorancia es presumir de saber.

  • Un pedante es un estúpido adulterado por el estudio.

  • Decimos una tontería y a fuerza de repetirla acabamos creyéndola.

  • Un cobarde es una persona en la que el instinto de conservación aún funciona con normalidad.

  • Ojo por ojo y todo el mundo acabará ciego.

  • A quien las buenas obras no aprovechan y las tiernas palabras no mueven, las malas le domen con duro y riguroso castigo.

  • Quien no castiga el mal, ordena que se haga.

  • La violencia es miedo de las ideas de los demás y poca fe en las propias.

  • Retroceder ante el peligro da por resultado cierto aumentarlo.

  • Lo que se obtiene con violencia, solamente se puede mantener con violencia.

  • Los hombres son crueles, pero el hombre es bueno.

  • Nadie se hizo perverso súbitamente.

  • No hay manto ni sayo que peor siente a la mujer que el querer ser sabia.

  • Es sin duda un mal, estar lleno de defectos; pero es todavía un mal mayor estar lleno de ellos y no quererlo reconocer, porque es añadir todavía el de una ilusión voluntaria.

  • Todo vicio trae siempre su consiguiente excusa.

  • Contra la estupidez, hasta los dioses luchan en vano.

  • Hay personas que se consolarían hasta del fin del mundo, con tal de que ellas lo hubiesen anunciado.

  • Cada uno sabe donde le aprieta el zapato

  • Todo lo que se ignora, se desprecia.

  • Nadie es nunca secundario para sí mismo.

  • El ocio es la pérdida del salario.

  • El mal, en cualquier forma que tome dentro de lo humano, no tiene significación alguna para una alma fuerte, aplomada y segura de sí misma.

  • El camino del vicio no solamente se desliza, sino que se precipita hacia abajo.

  • Para que triunfe el mal, sólo es necesario que los buenos no hagan nada.

  • Se dice que las mujeres son vanidosas por naturaleza; es cierto, pero les queda bien y por eso mismo nos agradan más.

  • Cuando el diablo no tiene qué hacer, con el rabo mata moscas.

  • Más celos da a la maldad la virtud que el vicio.

  • Existen empresas en las cuales el verdadero método lo constituyen un cierto y cuidadoso desorden.

  • La ignorancia siempre está dispuesta a admirarse.

  • La mayoría de las personas abandonan sus vicios sólo cuando les causan molestias.

  • Acusar a la maldad de los tiempos es excusarnos a nosotros mismos.

  • Si somos arrastrados a Cristo, creemos sin querer; se usa entonces la violencia, no la libertad.

  • Me he dado cuenta de que la mayoría de la gente está demasiado preocupada con su propia vida para dedicar a los demás el menor pensamiento.

  • La mediocridad es lo excelente para los mediocres.

  • El glotón es el sujeto menos estimable de la gastronomía, porque ignora su principio elemental: ¡El arte sublime de masticar!

  • Ningún pesimista ha descubierto nunca el secreto de las estrellas, o navegado hacia una tierra sin descubrir, o abierto una nueva esperanza en el corazón humano.

  • No hagáis el mal y no existirá.

  • Lo más aburrido del mal es que a uno lo acostumbra.

  • Lo malo cuando se finge bueno, es pésimo.

  • No existe pasión más poderosa que la pasión de la pereza.

  • El cobarde sólo amenaza cuando está a salvo.

  • Los hombres mediocres, que no saben que hacer con su vida, suelen desear el tener otra vida más infinitamente larga.

  • La ingratitud proviene, tal vez, de la imposibilidad de pagar.

  • Quien tiene muchos vicios, tiene muchos amos.

  • Los vicios vienen como pasajeros, nos visitan como huéspedes y se quedan como amos.

  • Cuando se puede evitar un mal es necedad aceptarlo.

  • Poco bueno habrá hecho en su vida el que no sepa de ingratitudes.

  • Estupidez humana. Humana sobra, realmente los únicos estúpidos son los hombres.

  • Nuestras virtudes son, a menudo, hijas bastardas de nuestros vicios.

  • La pereza viaja tan despacio que la pobreza no tarda en alcanzarla.

  • La violencia jamás resuelve los conflictos, ni siquiera disminuye sus consecuencias dramáticas.

  • Me opongo a la violencia, porque cuando parece causar el bien éste sólo es temporal, el mal que causa es permanente.

  • El avaro visita su tesoro por traerle a la memoria que es su dueño, carcelero de su moneda.

  • La hipocresía es un homenaje que el vicio rinde a la virtud.

  • Todos somos muy ignorantes. Lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosas.