× Amor Amistad Frases Interesantes Democracia Libertad Conocimiento Dolor Guerra

Frases Positivas

Frases Positivas

Frases Positivas. Encuentra docenas de Frases Positivas con fotos para copiar y compartir.

0
  • De las cosas que tienes, escoge las mejores y después medita cuán afanosamente las hubieras buscado si no las tuvieras.

  • El destino, el azar, los dioses, no suelen mandar grandes emisarios en caballo blanco, ni en el correo del Zar. El destino, en todas sus versiones, utiliza siempre heraldos humildes.

  • La patria es espíritu. Ello dice que el ser de la patria se funda en un valor o en una acumulación de valores, con los que se enlaza a los hijos de un territorio en el suelo que habitan.

  • Lo único que quiero para mi entierro es no ser enterrado vivo.

  • La discriminación de los negros está presente en cada momento de sus vidas para recordarles que la inferioridad es una mentira que sólo acepta como verdadera la sociedad que los domina.

  • Si el partido principal, sea el pueblo, el ejército o la nobleza, que os parece más útil y más conveniente para la conservación de vuestra dignidad está corrompido, debéis seguirle el humor y disculparlo. En tal caso, la honradez y la virtud son perniciosas.

  • Mira a las estrellas, pero no te olvides de encender la lumbre en el hogar.

  • Un torturador no se redime suicidándose, pero algo es algo.

  • Es intentando lo imposible como se realiza lo posible.

  • El hombre sensato cree en el destino; el voluble en el azar.

  • Soy lo que desconozco que soy. Soy todo lo que no sé.

  • Por sus frutos los conoceréis.

  • Siempre tendremos razones para estar enfadados, pero esas razones, rara vez serán buenas.

  • No hay viento favorable para el que no sabe donde va.

  • El silencio es el partido más seguro para el que desconfía de sí mismo.

  • Las enfermedades son los intereses que se pagan por lo placeres.

  • El ajedrez es un juego útil y honesto, indispensable en la educación de la juventud.

  • Hay algo que Dios ha hecho mal. A todo le puso límites menos a la tontería.

  • El socorro en la necesidad, aunque sea poco, ayuda mucho.

  • Converso con el hombre que siempre va conmigo. Quién habla solo, espera hablar con Dios un día.

  • Ningún crítico es más capaz que yo de percibir claramente la desproporción que existe entre los problemas y la solución que les aporto.

  • La máxima especialización equivale a la máxima incultura.

  • La mujer ha de ser dueña, y parecerlo, que es más.

  • El hombre no se da cuenta de cuánto puede hacer, más que cuando realiza intentos, medita y desea.

  • Un Estado próspero honra a los dioses.

  • Lo que hay de embriagador en el mal gusto es el placer aristocrático de desagradar.

  • El silencio es el ruido más fuerte, quizás el más fuerte de los ruidos.

  • La gente no busca razones para hacer lo que quiere hacer, busca excusas.

  • Los hechos no dejan de existir aunque se los ignore.

  • La tierra es un teatro, pero tiene un reparto deplorable.

  • Los cautos rara vez se equivocan.

  • Por un clavo se perdió una herradura, por ésta un caballo, y por éste el jinete, que fue capturado y muerto por el enemigo.

  • Yo no procuro conocer las preguntas; procuro conocer las respuestas.

  • El lógico desequilibrado se afana por aclararlo todo y todo lo vuelve confuso, misterioso. El místico, en cambio, consiente en que algo sea misterioso para que todo lo demás resulte explicable.

  • Si sufres injusticias consuélate, porque la verdadera desgracia es cometerlas.

  • Hay tres maneras de arruinarse: las mujeres, el juego y los técnicos. La más placentera, las mujeres. La más rápida, el juego. Pero la más segura, los técnicos.

  • Lo importante no es escuchar lo que se dice, sino averiguar lo que se piensa.

  • Yo amo a aquel que desea lo imposible.

  • Si quieres la paz, no hablas con tus amigos. Hablas con tus enemigos.

  • Desear la inmortalidad es desear la perpetuación de un gran error.

  • Algunos oyen con las orejas, algunos con el estómago, algunos con el bolsillo y algunos no oyen en absoluto.

  • Quien me insulta siempre, no me ofende jamás.

  • Cuanto más la practico, con mayor claridad advierto lo lejos que estoy de la plena expresión de la no violencia en mi vida.

  • No vayas a creer lo que te cuentan del mundo (ni siquiera esto que te estoy contando) ya te dije que el mundo es incontable.

  • Aunque apenas pueda resistir mis males, prefiero padecerlos a merecerlos.

  • Así como toda carencia es desgracia, toda desgracia es carencia.

  • En lo que parecemos, todos tenemos un juez; en lo que somos, nadie nos juzga.

  • Que el cielo exista, aunque nuestro lugar sea el infierno.

  • Cuando alguien asume un cargo público debe considerarse a sí mismo como propiedad pública.

  • La ternura es el reposo de la pasión.

  • Como no sabían que era imposible lo hicieron.

  • La raza humana tiene un arma verdaderamente eficaz: la risa.

  • En la pelea, se conoce al soldado; sólo en la victoria, se conoce al caballero.

  • El que no aplique nuevos remedios debe esperar nuevos males, porque el tiempo es el máximo innovador.

  • Siempre el traidor es el vencido y el leal es el que vence.

  • La soledad es una gran fuerza que preserva de muchos peligros.

  • No hay tonto más molesto que el ingenioso.

  • La gente te pide críticas, pero en realidad sólo quiere halagos.

  • La acción no debe ser una reacción sino una creación.

  • Equivocarse es humano y perdonar es divino.

  • Siempre es bueno dar consejos, pero darlos buenos es fatal.

  • Averguénzate de morir antes de haber conseguido alguna victoria para la humanidad.

  • Todos matan lo que aman: el cobarde, con un beso; el valiente, con una espada.

  • Al comprar una casa, piensa en el vecino que adquirirás con ella.

  • Hay poca gente lo bastante cuerda que prefiera la censura provechosa a la alabanza traidora.

  • Una de las principales enfermedades del hombre es su inquieta curiosidad por conocer lo que no puede llegar a saber.

  • Si queremos gozar la paz, debemos velar bien las armas; si deponemos las armas no tendremos jamás paz.

  • Nadie diga de esta agua no beberé.

  • Qué desagradable resulta caerle bien a la gente que te cae mal.

  • El optimista es una parte de la respuesta. El pesimista es siempre una parte del problema.

  • Es bueno seguir la pendiente con tal que sea subiendo.

  • Una acción es la perfección y la publicación del pensamiento.

  • Equivocarse es humano, perseverar voluntariamente en el error es diabólico.

  • Yo soy una parte de todo aquello que he encontrado en mi camino.

  • Lo absurdo de una cosa no prueba nada contra su existencia, es, más bien, condición de ella.

  • A la sombra de un hombre célebre hay siempre una mujer que sufre.

  • Calumniad, calumniad que algo quedará.

  • El sol brilla en todas partes, pero algunos no ven más que sus sombras.

  • Para quienes no ansían sino ver, hay luz bastante; más para quienes tienen opuesta disposición, siempre hay bastante oscuridad.

  • A quien dices el secreto das tu libertad.