× Amor Amistad Frases Interesantes Democracia Libertad Conocimiento Dolor Guerra

Frases cortas de amor

0
  • Cuando saltes de alegría, cuida de que nadie te quite la tierra debajo de los pies.

  • La diferencia engendra odio.

  • ¡La felicidad! No existe palabra con más acepciones; cada uno la entiende a su manera.

  • Hay que acostumbrarse a vivir con los enemigos, ya que no a todos podemos hacerles nuestros amigos.

  • El dolor siempre cumple lo que promete.

  • La vida nos enseña que no podemos ser felices sino al precio de cierta ignorancia.

  • De la rivalidad no puede salir nada hermoso; y del orgullo, nada noble.

  • Se hace ligera la carga que se sabe llevar bien.

  • La felicidad es tanto mayor cuanto menos la advertimos.

  • Hay que abrir a todo colombiano una esperanza cierta, una oportunidad operante, una expectativa legitima.

  • El odio no es más que carencia de imaginación.

  • Un hombre puede ser feliz con cualquier mujer mientras que no la ame.

  • Nuestro ánimo se inclina a confiar en aquellos a quienes no conocemos por esta razón: porque todavía no nos han traicionado.

  • Es una especie de enfermedad natural de los poderosos no poder fiarse de los amigos.

  • A los ídolos no hay que tocarlos: se queda el dorado en las manos.

  • Quien sabe de dolor todo lo sabe.

  • La confianza es madre del descuido.

  • Para qué sirve el arrepentimiento, si eso no borra nada de lo que ha pasado. El arrepentimiento mejor, es sencillamente cambiar.

  • El miedo siempre está dispuesto a ver las cosas peor de lo que son.

  • Las cosas más bellas y mejores en el mundo, no pueden verse ni tocarse pero se sienten en el corazón.

  • El corazón alegre hace tanto bien como el mejor medicamento.

  • El odio no disminuye con el odio. El odio disminuye con el amor.

  • Mientras hay vida, hay esperanza.

  • Los celos pueden constituir un modo nuevo de probar el amor, más pueden también ofender la dignidad de una mujer perfectamente delicada.

  • ¿No tienes enemigos? ¿Es que jamás dijiste la verdad o jamás amaste la justicia?

  • Una persona aburrida es la que habla cuando deseas que te escuche.

  • El mayor despeñadero, la confianza.

  • Hay cuatro tipos de personas en el mundo: los amantes, los ambiciosos, los observadores y los tontos. Éstos son los más felices.

  • El bien de la humanidad debe consistir en que cada uno goce al máximo de la felicidad que pueda, sin disminuir la felicidad de los demás.

  • Hay dos maneras de conseguir la felicidad, una hacerse el idiota; otra serlo.

  • El hijo de las largas convivencias desapasionadas es el tedio.

  • El hombre más feliz es el que hace la felicidad del mayor número de sus semejantes.

  • Los pueblos viven sobre todo de esperanzas. Sus revoluciones tiene por objeto sustituir con esperanzas nuevas las antiguas que perdieron su fuerza.

  • La felicidad es un sentimiento fundamentalmente negativo: la ausencia de dolor.

  • No hay que ser pesimista ni tener esperanza.

  • Si sólo se dieran limosnas por piedad, todos los mendigos hubieran ya muerto de hambre.

  • Las decepciones no matan, y las esperanzas hacen vivir.

  • Los tímidos tienen miedo antes del peligro; los cobardes, durante el mismo; los valientes, después.

  • Uno no se hace grande más que midiendo la pequeñez de su dolor.

  • No honres con tu odio a quien no podrías honrar con tu amor.

  • El hombre que no se contenta con poco, no se contenta con nada.

  • La felicidad es una cosa monstruosa. Quienes la buscan encuentran su castigo.

  • Las enemistades ocultas y silenciosas, son peores que las abiertas y declaradas.

  • Es fácil hacerse admirar cuando se permanece inaccesible.

  • El mejor servicio que podemos prestar a los afligidos no es quitarles la carga, sino infundirles la necesaria energía para sobrellevarla.

  • Dios ha puesto el placer tan cerca del dolor que muchas veces se llora de alegría.

  • Porque dicen, amor, que no caminas ,si los celos no te calzan las espuelas.

  • El tiempo hace estragos en la gratitud, aún más que en la belleza.

  • La alegría de ver y entender es el más perfecto don de la naturaleza.

  • La alegría es la piedra filosofal que todo lo convierte en oro.

  • La concordia hace crecer las pequeñas cosas, la discordia arruina las grandes.

  • El placer es felicidad de los locos, la felicidad es placer de los sabios.

  • Bien poco enseñó la vida a quien no le enseñó a soportar el dolor.

  • Aquel que tiene fe no está nunca solo.

  • Nada levanta tanto al hombre por encima de las mezquindades de la vida como admirar, sea lo que sea o a quienquiera que sea.

  • Casi todas las personas viven la vida en una silenciosa desesperación.

  • Con viento mi esperanza navegaba;,perdonóla la mar, matóla el puerto.

  • Los celos son una falta de estima por la persona amada.

  • La melancolía es la felicidad de estar triste.

  • En el hombre hay más cosas dignas de admiración que de desprecio.

  • La cólera no nos permite saber lo que hacemos y menos aún lo que decimos.

  • Cada cual tiene la edad de sus emociones.

  • Nuestros pensamientos más importantes son los que contradicen nuestros sentimientos.

  • Es mi trabajo no estar nunca satisfecho.

  • Usar de venganza con el más fuerte es locura, con el igual es peligroso, y con el inferior es vileza.

  • La esperanza es un árbol en flor que se balancea dulcemente al soplo de las ilusiones.

  • La puerta de la felicidad se abre hacia dentro, hay que retirarse un poco para abrirla: si uno la empuja, la cierra cada vez más.

  • Amor sin celos no lo dan los cielos.

  • La cólera es una ráfaga de viento que apaga la lámpara de la inteligencia.

  • La esperanza hace que agite el naufrago sus brazos en medio de las aguas, aún cuando no vea tierra por ningún lado.

  • No digas de ningún sentimiento que es pequeño o indigno. No vivimos de otra cosa que de nuestros pobres, hermosos y magníficos sentimientos, y cada uno de ellos contra el que cometemos una injusticia es una estrella que apagamos.

  • Odiar a alguien es otorgarle demasiada importancia.

  • Son celos cierto temor,tan delgado y tan sutil,,que si no fuera tan vil,,pudiera llamarse amor.

  • No hay ninguna satisfación en ahorcar a un hombre que no se oponga a ello.

  • ¿Por qué buscais la felicidad, oh, mortales, fuera de vosotros mismos?

  • Lo horrible de este mundo es que buscamos con el mismo ardor el hacernos felices y el impedir que los demás lo sean.

  • Con frecuencia, algunos buscan la felicidad como se buscan los lentes cuando se tienen sobre la nariz.

  • No perdáis vuestro tiempo ni en llorar el pasado ni en llorar el porvenir. Vivid vuestras horas, vuestros minutos. Las alegrías son como flores que la lluvia mancha y el viento deshoja.

  • Es, a menudo, más conveniente disimular que vengarse.

  • No hay que tener miedo de la pobreza ni del destierro, ni de la cárcel, ni de la muerte. De lo que hay que tener miedo es del propio miedo.